La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

        CAMINOS, ese es nuestro nombre. ASOCIACIÓN CULTURAL, nuestros apellidos que, tal vez debido a una licencia poética, colocamos delante del nombre. Nacimos –o puede que sea más correcto decir “pre nacimos”- la primavera del año 2008. Por entonces aún no éramos Asociación Cultural, ni siquiera Caminos. Pero lo cierto es que comenzamos a caminar y a crecer. Y no hemos dejado de hacerlo.

        Poesía, ¿por qué?: Tal vez porque nos formamos en el útero de una universidad. Eso de por sí ya condiciona. Pero es que, además, esa universidad se llama Miguel Hernández. Y este dato ya es definitivo. Aquel curso -2007, 2008- con más corazón que cabeza, organizamos el recital de fin de curso de las Aulas Universitarias de la Experiencia, dedicándolo a Miguel Hernández. “Me llamo barro” fue el título. Y desde entonces ya no hemos podido dejar de recitar. El año 2010 se constituyó formalmente la Asociación Cultural Caminos.

        Miguel Hernández ha sido siempre nuestra bandera, es cierto. El poeta de las tres heridas, de los jornaleros, del viento del pueblo, de los andaluces de Jaén y de tantos y tantos otros poemas de amor y de dolor, nos ofreció desde el principio, con su vida y con su obra, argumentos suficientes para motivarnos e impregnarnos de emoción. Iniciarnos con él, no significó sólo un inicio, sino una comunión total. Con su poesía honramos y amamos –en general- la poesía. Pero no quisimos quedarnos ahí, y buscamos, como a través de un mapa imaginario, otras líneas de diferentes colores que nos permitieran descubrir otros paisajes, explorar otras emociones, caminar en distintas direcciones hacia un destino más global: la poesía de otros autores, para poder comparar, aprender y crecer.

        El 2009, con un recital que precisamente titulamos “Caminos”, nos paseamos por la obra de una selecta nómina de poetas españoles e hispanoamericanos de todos los tiempos: Zorrilla, Alberti, Neruda, Benedetti, Julio Fausto Aguilera, Alfonsina Storni, Machado, León Felipe, Rubén Darío, entre otros. Fue una hermosa y enriquecedora experiencia.
El 2010, ya con el nombre de Asociación Cultural Caminos, participamos en la celebración del centenario de Miguel Hernández, con nuestro recital “Me llamo barro”, presentándolo en la Universidad que lleva su nombre, en Orihuela, la ciudad donde nació, en Cox, el pueblo donde vivió durante algún tiempo, y en otros pueblos de la provincia.

        Sin dejar de homenajear a nuestro poeta, a quien dedicamos cada año un recital coincidiendo con la fecha de su nacimiento –en el mes de octubre-, cada año hemos estudiado y estrenado un proyecto nuevo. Así, hemos dedicado uno a Benedetti, a Federico García Lorca, a Versos del Pueblo, al Amor, a Joan Manuel Serrat, a la Generación del 27, a Poetas del Siglo XXI… Un reto para aprender, para sentir, para emocionarse y emocionar.

        Pero aun siendo mucho, no hemos querido anclarnos exclusivamente en la poesía: en el año 2012 comenzamos a incluir en nuestros recitales escenas de teatro, con el fin de crecer en argumentos actorales, ejercitar la memoria y darles a nuestras actuaciones un mayor dinamismo. Las primeras escenas fueron seleccionadas de obras de Federico García Lorca: “Bodas de sangre” y “Yerma”. En otros recitales hemos incluido escenas tanto dramáticas como de comedia, buscando en cada momento gozar de la oportunidad de conocer, de reír y, si es preciso, de llorar.

        La Asociación Cultural Caminos se haya integrada en el colectivo SABIEX (grupo de trabajo de mayores de la Universidad Miguel Hernández). También goza, desde hace años, del patrocinio de la Fundación Juan Perán-Pikolinos.